Turons de la Serra de Collcardús

Ruta que discurre por la “Serra de Collcardús” en el termino municipal de Viladecavalls (Barcelona). A esta zona le tengo un especial aprecio porque yo me crié en el pueblo de Viladecavalls y pasé gran parte de mi infancia recorriendo todos los senderos de los alrededores.

Partimos del barrio de Can Corbera desde una explanada que hay justo después de cruzar por debajo la vía de tren de la RENFE. Se puede aparcar tranquilamente el coche en esa explanada si hay sitio suficiente. Desde allí sale una pista llamada el “Camí del Molinot” que se mete directamente en el monte. La seguimos hasta desviarnos a la izquierda por un camino que empieza a subir directo por el nacimiento de la sierra de Collcardús. Siguiendo este camino pasaremos por la “Font de Sant Miquel” (nosotros no la vimos), luego pasaremos de nuevo muy cerca de la calle del “Camí de Can Boixeres” alejándonos de nuevo para subir a la primera colina de la ruta: “El Turó de la Barromina” (468m). Antes de llegar arriba se pasa por una zona con unas rocas bien dispuestas para que podamos sentarnos a recuperar fuerzas e incluso hacernos alguna foto.

Bajamos de la colina pasando de nuevo muy cerca del Camí de Can Boixeres para distanciarnos de él una vez más desviándonos por una pista a la derecha. Estad atentos porque a la izquierda de la pista hay un horno de cal bastante bien conservado. Seguimos subiendo hasta meternos en un sendero que rápidamente nos dará la opción de desviarnos temporalmente a la derecha para subir a la segunda colina de la ruta: “Les Bassotes” (538m). Esta colina, más alta que la anterior brinda unas vistas espectaculares de la zona pudiéndose ver a la derecha el castillo de Can Buixeres perfectamente y todo el municipio de Viladecavalls a la izquierda.

Deshacemos el pequeño tramo que nos ha traído hasta esta colina para recuperar el sendero por donde íbamos. Es curioso saber qué de ahora en adelante hasta llegar a la última colina de la ruta estaremos recorriendo el límite del termino municipal. Siguiendo este sendero pasaremos inevitablemente por la tercera colina: “El Turó de les Guixeres” (573m). Aunque esta es aún más alta que la anterior no tiene nada en particular. Podemos seguir hacia adelante para rápidamente desviarnos por el sendero de la derecha que nos llevará al “Coll de Can Margarit”. Lo reconoceremos porque por ahí pasa una pista que sube por una ladera de la sierra y baja por la otra. Nosotros sólo cruzamos la pista para inmediatamente meternos por otro sendero que nos llevará a la cuarta colina de la ruta: “El Turó dels Quatre Termes” (634 m). Como la colina anterior, esta colina no tiene nada de especial aunque está bien señalizada.

Siguiendo el sendero descenderemos levemente hasta un cuello de montaña, reconocible porque a veces hay una balsa de agua, y volveremos a subir para llegar a la última colina de la ruta: “El Turó del Ros” (640m). Esta colina es realmente emblemática del lugar y nos daremos cuenta que hemos llegado a ella porque hay una enorme antena de telecomunicaciones que abastece de señal a muchos de los municipios circundantes. No os preocupéis por las ondas electromagnéticas que debe emitir pues llevo años subiendo allí (y mucha otra gente también) y que yo sepa todos seguimos muy “sanotes”. En el punto más alto del Ros hay un pilar de hormigón que representa un punto geográfico (no os carguéis nunca un punto de estos que las sanciones son severas). Desde él se tienen unas impresionantes vistas de los alrededores. Se puede ver perfectamente Montserrat, Terrassa, Viladecavalls, Collserola e incluso el mar en la lejanía. Es un buen sitio donde recobrar fuerzas mientras comes un bocadillo y contemplas los paisajes (¡por favor no dejéis restos de basura allí!).

El descenso se hace inicialmente por el mismo sendero por el que hemos venido para una vez llegados al cuello de la balsa de agua desviarnos a la izquierda por una pista muy pronunciada y llena de rocas que baja la sierra bastante abruptamente. Bajad con cuidado que con tanta roca uno puede resbalar. Una vez el camino se allane un poco, seguimos hasta un cruce de pistas donde deberemos evitarlas todas para meternos por un sendero (¡que cuesta verlo!) que finalmente nos acabará llevándonos a otro cruce por dónde pasa el Camí de Can Boada. Esta vez seguiremos por la pista de enfrente del cruce para descender por la zona de “La Galla”, el torrente de Can Boixeres i finalmente, llegar a la urbanización de Can Corbera. Seguiremos descendiendo por la calle ya asfaltada de Sant Isidre y finalmente por el Camí de Can Boixeres que nos llevará de vuelta a la explanada de dónde habíamos partido y dónde probablemente habréis dejado el coche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *