Sant Cugat del Vallès – Molins de Rei – Tibidabo – Horta – Cerdanyola

Como se agradecen estos días largos de verano en los que hay sol hasta tarde y podemos salir a pasear nuestra querida máquina incluso después del trabajo.

Hoy he decidido darle la vuelta al parque natural de Collserola por dos de las 3 únicas carreteras que hay.

Partiendo desde Sant Cugat del Vallès cogemos la autopista B-30, AP-7 y AP-2 hasta Molins de Rey. Allí ya estamos encarrilados para empezar con la diversión. ¡¡¡Ojo!!! Mucho cuidado porque esta es la carretera preferida de los ciclistas (se entiende) y te los puedes encontrar en cualquier curva.

Si todo va bien llegaréis a la carretera que va a Vallvidrera. La cogemos y luego nos desviamos hacia el Tibidabo. Creo que no se puede subir la moto hasta arriba. Una lástima…

A continuación, tomamos la carretera de la Arrabassada y bajamos hasta Barcelona. Aquí no podréis correr porque está llenado de coches y no es recomendable adelantarlos por los pilones y resaltos que hay entre los dos carriles. Aprovechad para disfrutar de las vistas de Barcelona porque son impresionantes.

Una vez abajo avanzamos paralelos a la Ronda de Dalt hasta a la altura de Horta. Allí tenemos que coger la carretera que va a Cerdanyola. Atención porque esta carretera no tiene desperdicio. Esta bien pavimentada (aún que un poco estrecha), tiene unas vistas espectaculares con unos buenos miradores en los que pararse y meditar, hay menos ciclistas que en la anterior y tiene una buena longitud, así que ¡Gas!¡Gas¡

Cuando lleguéis a Cardanyola ya se habrá acabado la jornada. Relajaros y saboread los últimos Km por la avenida del Parc Tecnològic, pues a la izquierda hay unas buenas vistas de la montaña que nos lo ha hecho pasar tan bien, Collserola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *